Cómo podar una orquídea de manera correcta

Cómo podar una orquídea de manera correcta

En el cuidado de nuestras orquídeas, una duda que siempre podemos presentar es la poda. Cuando traemos la planta, la cuidamos según nuestros conocimientos básicos de cuidado pero no nos preocupamos de podar hasta que empiezan a caer sus hojas.

Su floración dura unos meses, 3 para ser exactos, desde que cae la primera flor hasta que se cae la última, a lo que debemos enfrentar la poda de estas plantas. En este sencillo artículo explicaremos cómo podar una orquídea para disfrutar esta excelente planta y sacarle su máximo provecho.

La forma correcta de podar el tallo floral o espiga de una orquídea suele depender del tipo de orquídea que tengamos. Es probable que tengamos que podar las hojas y raíces cuando las mismas se dañen, pero el método para podarlas es el mismo sin importar el tipo que tengas.

Cómo podar una orquídea desde la comodidad de tu hogar

  1. Hay que esperar que las flores se hayan marchitado para poder podarlas.

Por lo general, estas flores tardan alrededor de 8 semanas antes de morirse.

  1. Seguir la espiga hasta la base del pseudobulbo, el cual es una parte engrosada del tallo con una forma ovalada o de bulbo.
  2. Corta la espiga lo más cerca que puedas del psedobulbo.

Hay que mantener la espiga inmóvil con tu mano no dominante y con la mano dominante y una herramienta de corte afilada cortarla.

  1. Al podar, para causar el menor daño posible puedes esperar hasta que la parte superior de la espiga presente una coloración amarillenta.

A lo largo de la vida de esta planta podemos ir retirando las hojas que están haciendo viejas y que se van secando. Si esto no se hace, ellas caerán al suelo sin problemas o bien se quedaran junto a la planta creando efectos negativos y podredumbre a la planta.

Cuando la orquídea haya perdido toda su floración, es momento de proceder a la poda de esta planta.

Si no te atreves a podar estas plantas, su siguiente floración temprana brotaran vástagos más débiles y flores más pequeñas. Para podar las orquídeas, una vez que la flor se marchita totalmente, basta simplemente cortando las varas de los racimos.

Para hacerlo hay que usar unas tijeras de podar totalmente desinfectadas con la finalidad de que no sean un foco de infección, ya que es una herida abierta.

Para desinfectar las tijeras se recomienda sumergirlas en alcohol más agua o también embadurnándola con paño de alcohol, sin usar lejía para no oxidarla.

Es importante utilizar una herramienta de corte limpia y afilada, aunque hay personas utilizan una cuchilla de afeitar o un cuchillo afilado. En el caso de las cuchillas de afeitar si son utilizadas tenemos que desecharla de manera segura envolviéndolas con cinta adhesiva a la basura.

Estos sencillos pasos de cómo podar una orquídea te ayudaran a mantener tu planta en óptimas condiciones y mejorar notablemente.

Leave a Reply